La Sala Penal del Tribunal Superior de Pereira (Risaralda) le dio la razón a la Fiscalía que investigó, y al juzgado de conocimiento que condenó a Albeiro Antonio Loaiza Vásquez por el delito de acceso carnal violento con menor de 14 años agravado, confirmando la decisión que estipuló una pena de 18 años de prisión.

El hombre quien está purgando la pena en la cárcel de La Dorada (Caldas), fue hallado responsable de acceder carnalmente y de manera violenta a una niña menor de edad, quien era su vecina.

La agresión de la que fue víctima la pequeña ocurrió el 29 de agosto del año 2011 en la finca Mélida, vereda Laguneta del corregimiento de Tribunas Córcega de la ciudad, cuando su tía la dejó al cuidado de su hijo y un adolescente mientras salía a hacer unas diligencias.

La menor jugaba en el patio de la finca cuando de pronto la perdieron de vista y creyeron que estaba viendo televisión en la sala de la casa, por lo que no fueron a buscarla.

Pasadas unas horas escucharon un ruido, cuando fueron a ver qué pasaba, la niña estaba sentada sobre un tronco de madera sangrando sus partes íntimas, de inmediato pidieron apoyo a las autoridades que la trasladaron al Hospital San Jorge de Pereira.

La Fiscalía que asumió el caso encontró que la niña fue abusada por un hombre que cortaba pasto cerca al lugar donde ella jugaba. Ella le dijo a su madre que el vecino le había tapado la boca y se la había llevado para un cuarto dentro de la casa del administrador del lugar. Luego de cometer el abuso, la dejó en ese tronco y se marchó.

Fue así como se reunieron los elementos materiales probatorios y evidencia física suficiente para solicitar la orden de captura en contra del hombre de 57 años al existir inferencia razonable de autoría en el hecho, la cual se materializó el 13 de septiembre de ese mismo año.

Ante el Juzgado 5° Penal Municipal, con funciones de control de garantías de Pereira, se realizaron las audiencias preliminares y el hombre guardó silencio ante la imputación realizada por el ente acusador, por ellos fue afectado con medida de aseguramiento intramuros.

Desde ese día se encuentra privado de la libertad quien fuera vencido en juicio y contra quien hoy se confirma entonces su responsabilidad en segunda instancia.

 

PAAM/DLBM

Compartir