Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, un juez de control de garantías impuso medida de aseguramiento en centro carcelario contra Carlos Alberto Muñoz López, de 23 años de edad, como presunto responsable de hurtar y secuestrar a un domiciliario en Bello (Antioquia).

Los hechos investigados ocurrieron el pasado 14 de abril, en el barrio Niquía Camacol. La víctima, mensajero de una carnicería, salió a cumplir con varios pedidos a diferentes barrios y en su recorrido fue interceptado por dos hombres. Uno le quitó las llaves del vehículo y el otro lo intimidó diciéndole que, como no era del sector, le tomaría una fotografía y se lo enviaría a alias El viejo.

En medio de las amenazas, el domiciliario fue obligado a descender de la motocicleta y a entregar 320 mil pesos en efectivo que guardaba en un bolso. Posteriormente, fue llevado en contra de su voluntad hacia una zona boscosa. En el camino el mensajero observó dos patrullas de la policía, se deshizo de los presuntos delincuentes que retuvieron y se lanzó a un barranco.

Los uniformados se percataron de lo ocurrido y llegaron al lugar para atender a la víctima, quien describió con detalle a los dos hombres que lo habría robado. Uno de ellos, identificado como Carlos Alberto Muñoz López, fue capturado y en su poder tenía las llaves de la motocicleta del mensajero.

En las audiencias concentradas la Fiscalía presentó a Muñoz López y le imputó los delitos de hurto calificado y agravado, y secuestro simple, cargos que no fueron aceptados. Adicionalmente, el fiscal del caso reveló que ésta persona cumplía libertad condicional en atención a una sentencia en su contra por tráfico de armas, emitida en 2014.

NAMT/JARG