Leyenda del Dorado – Fase I

La Fiscalía General de la Nación descubrió un esquema ficticio de supuesta compra, venta y exportación de toneladas de oro que, mediante la creación de empresas fachada, transacciones inexistentes con resguardos indígenas y con personas fallecidas, habría lavado activos por algo más de 1.9 billones de pesos.

La minería ilegal en Colombia se convirtió en un fenómeno criminal desbordado, que
constituyó una economía ilegal cuyas rentas superan las del narcotráfico.

Esta es la conclusión de la operación ‘Leyenda del Dorado – Fase I’, el esfuerzo de un
equipo de contadores, investigadores y analistas de la Fiscalía General de la Nación que
descubrió un esquema ficticio para evadir el control del Estado y legalizar en el papel 29
toneladas de oro entre 2009 y 2014.

La comercializadora CI Metales recurría a diversas maniobras para hacerse del oro
extraído ilegalmente en diferentes partes del país y ponerlo en el mercado internacional a
cambio de millonarios dividendos, que superaron los 1.9 billones de pesos.

Operaciones ficticias

En el rastreo de esta cadena criminal, la Fiscalía estableció que el oro ilícito salía de los
yacimientos clandestinos que acaban con los recursos naturales en el bajo Cauca
antioqueño, sur de Córdoba y Chocó, y era comprado por distintos proveedores. 18 de
ellos fueron identificados en los controles tributarios y, en la verificación de la razón social
y las direcciones de funcionamiento, se constató que no existían y serían casas de familia,
chatarrerías y, en pocas ocasiones, pequeñas compraventas.

Se comprobó que la comercializadora, además de reportar la adquisición de oro a estos 18
proveedores, registró transacciones por cerca de 20 millones de dólares a un resguardo
indígena de Guainía, cuyos integrantes desconocen esos movimientos financieros y las
elevadas sumas. Tan así que Guainía pasó a ser un departamento productor de oro que
aporta el 0,71% del metal sin ser una zona aurífera.

Las operaciones ficticias detectadas por la Fiscalía también involucran a personas fallecidas con quienes la comercializadora supuestamente hizo compras de oro por 68 mil dólares, más de 200 millones de pesos.

En el proceso hay evidencia de la presunta participación de proveedores judicializados
con anterioridad, que tendrían nexos ilícitos con la comercializadora CI Metales y habrían
dado apariencia de legalidad a cerca de 150 millones de dólares.

Decisiones

A esta hora, ante un juez de control de garantías de Medellín, un fiscal de la Dirección Especializada contra el Lavado de Activos imputa cargos a 12 personas que estarían involucradas en este esquema delictivo. Entre los procesados están los representantes de la comercializadora CI Metales, contadores, revisor fiscal y los proveedores falsos.

Los cargos contra los investigados son:

  1. Lavado de activos agravado
  2. Enriquecimiento ilícito de particulares
  3. Concierto para delinquir

“Es hora de que en Colombia, el Banco de la República retome el monopolio de la compra del oro”, señaló el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, quien advirtió que para las organizaciones criminales resulta más rentable comercializar oro que cocaína, marihuana y otros estupefacientes.

Hoy, un kilo de cocaína en las calles de Estados Unidos tiene un valor de 20 a 25 mil dólares; mientras que un kilo de oro en el mismo país asciende a 42 mil dólares.

Las estructuras económicas ilícitas, como la descubierta en la operación ‘Leyenda del Dorado– Fase I’, exportarían más que el oro producido por el país, a costa de la destrucción del medio ambiente y la afectación al sistema económico colombiano.

La Fiscalía General de la Nación publica esta información por razones de interés general.

Compartir