Los implicados quedaron en libertad, pero siguen vinculados al proceso y deberán presentarse ante las autoridades cada vez que sean requeridos.

Con media no privativa de la libertad, pero vinculados al proceso y con el compromiso de presentarse cada vez que así lo requieran las autoridades, terminaron las audiencias concentradas en contra de Carlos Mario González Gómez y Melva Yaneth Astaiza señalados de propiciar urbanizaciones ilegales en el Cauca.

Así lo dispuso un juez de control de garantías luego de que la Fiscalía les formulara cargos a los hoy procesados por los delitos de urbanización ilegal, estafa agravada y daño en los recursos naturales.

Según la Fiscalía, Gómez González y Astaiza habrían urbanizado viviendas en el barrio El Recuerdo Sur y en el lote de dos fincas ubicadas en la vereda La Mulata, jurisdicción de la capital caucana, respectivamente.

Las labores investigativas adelantadas por el CTI de la Fiscalía permitieron establecer que dichas urbanizaciones se habrían ejecutado con conexiones de agua que no cumplen con los requisitos exigidos por la empresa de acueducto y alcantarillado de Popayán, generando detrimento patrimonial al municipio.

Asimismo, con los movimientos de tierra habrían causado afectación a los recursos naturales.

Según la Fiscalía, varias familias que habían sido desplazadas por la violencia de sectores como Balboa, Argelia y El Tambo, entre otros, invirtieron sus patrimonios en estas urbanizaciones ilegales, por lo que resultaron estafadas.

Este caso estuvo dentro de los compromisos adquiridos por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, en la Jornada Anticorrupción realizada el 19 de julio último, en Popayán (Cauca).

El CTI del Cauca capturó a González Gómez y a Astaiza el 9 de octubre último, luego de que un juez librara las respectivas órdenes, previa solicitud del fiscal del caso.

 

MAP/MAGA

Compartir