Inicio Fiscal General de la Nación Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, presenta el direccionamiento estratégico...

Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, presenta el direccionamiento estratégico que seguirá la entidad para garantizar presencia en los territorios y elevar los niveles de esclarecimiento

Esta será la hoja de ruta de la Fiscalía durante 2020 y 2024. Prioriza los delitos que más afectan a la ciudadanía y generan mayor demanda. Proyecta a una entidad más tecnológica, innovadora y capaz.

Hablamos con resultados

El Direccionamiento Estratégico -Resultados en la Calle y en los Territorios-, presentado por el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, prioriza aspectos para avanzar en una lucha efectiva contra las diferentes formas de criminalidad y define integralmente el horizonte de la entidad entre 2020 – 2024.

Los frentes de acción establecidos en este plan contemplan la nueva realidad que planteó la pandemia y recoge lineamientos del ‘Direccionamiento en Tiempos de Covid – 19’, que está vigente y ha arrojado buenos resultados. Asimismo, entienden el llamado urgente de la ciudadanía por ver respuestas contundentes ante los delitos que más los afecta, y establecen parámetros para estructurar una Fiscalía moderna que sirva de entrada a la justicia.

Los  análisis realizados sobre el comportamiento del delito, los continuos desafíos que plantea la criminalidad, y los resultados positivos obtenidos durante este año, permitieron fijar cuatro grandes objetivos estratégicos en los que se concentrarán los esfuerzos de los 25.000 funcionarios que conforman la Fiscalía General de la Nación.

OBJETIVO 1. Aumentar el esclarecimiento de delitos que afectan la seguridad ciudadana y de zonas rurales

Existen conductas que, por su alto impacto y complejidad, representan mayor preocupación en materia de seguridad ciudadana. Por eso, fueron priorizadas. Ellas son:

  • Homicidios: Este delito ha tenido una tendencia decreciente durante la última década en Colombia; sin embargo, la tasa nacional es de 25 homicidios por 100.000 habitantes, un promedio que sigue siendo alto, más aun cuando se presentan en algunos municipios tasas muy superiores Tarazá y Cáceres (Antioquia), Corinto y Argelia (Cauca).

La Fiscalía privilegiará la investigación de estos hechos y la sanción penal de los responsables de los mismos, con acciones articuladas y planes estratégicos en las regiones y ciudades donde más se registran.

Los crímenes contra defensores de derechos humanos y poblaciones de especial protección constitucional han sido priorizados. En 2020, entre febrero y octubre, se pasó de 52% a cerca de 61% de esclarecimiento de homicidios de líderes sociales. Esto gracias al trabajo articulado de la Unidad Especial de Investigación, las diferentes Delegadas y Direcciones de la Fiscalía, y la creación de grupos interdisciplinarios.

En ese sentido, el Direccionamiento Estratégico 2020 – 2024 refirma esta metodología de trabajo investigativo con enfoque territorial, para tener una mayor compresión de los hechos en el lugar y contexto en el que ocurren. Esta estrategia para abordar el homicidio también se aplicará para los crímenes de personas en proceso de reincorporación y sus familiares.

Habrá especial énfasis sobre los homicidios colectivos. Se mantendrán las Unidades de Intervención Integral definidas por el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, para conocer la verdad sobre estas acciones y superar el promedio de esclarecimiento, que hoy es del 61.4%.

El feminicidio también fue priorizado. Al respecto, se focalizarán los capacidades de la Fiscalía para esclarecer los casos registrados en escenarios no íntimos, como por ejemplo: familiares, por conexión, sexuales sistémicos, vinculados a redes organizadas, por explotación sexual o por ocupaciones estigmatizadas, por trata de personas, transfóbicos y lesbofóbicos.

  • Aumentar el esclarecimiento de los delitos de violencia intrafamiliar y violencia sexual contra mujeres, niños, niñas y adolescentes. En cualquiera de estos casos, la Fiscalía garantizará la atención pronta de la denuncia y la búsqueda de protección a las víctimas. Se dará prioridad a circunstancias de riesgo o reincidencias del agresor.
  • Se maximizarán esfuerzos para enfrentar el delito de mayor prevalencia en Colombia: el hurto. Las investigaciones analizarán patrones para lograr desarticular organizaciones delincuenciales dedicadas a este ilícito, en todas sus modalidades.
  • La venta de estupefacientes al menudeo, un negocio criminal que desencadena varios de los problemas de seguridad ciudadana en el país, está en cabeza de redes y bandas organizadas las cuales se combatirán estructuralmente, y a través de planes conjuntos con la Policía Nacional.
  • Una de las apuestas del Direccionamiento Estratégico 2020 – 2024 es la atención de delitos que atentan contra la vida e integridad física y emocional de los animales, mediante el fortalecimiento del Grupo Especial para la Lucha contra el Maltrato Animal (GELMA) y su trabajo en equipo con las seccionales y la Policía Nacional.
  • El acceso a datos o sistemas de información y los delitos cometidos por medios informáticos son de alta importancia para la Fiscalía, por el incremento en el número de denuncias, el auge de las nuevas tecnologías y el uso de recursos virtuales en tiempos de pandemia. La recepción, investigación e individualización de los responsables de estos casos son prioridades.

OBJETIVO 2. Atacar frontalmente las organizaciones y las economías criminales.

De acuerdo con los análisis realizados por la Fiscalía General de la Nación, en 2019 había presencia de organizaciones criminales en 594 municipios, es decir, en 52,89% del territorio nacional. Adicionalmente, 88% de las hectáreas cultivadas de coca se concentran en municipios donde tienen injerencia estos grupos.

Es así que combatir a la criminalidad organizada y las estructuras emergentes es de suma relevancia, así como perseguir las fuentes ilícitas con las que sostienen sus componentes armados y desestabilizadores.

  • Objetivos de alto valor. La Fiscalía orientará su actividad investigativa para ubicar y judicializar a los principales cabecillas de las estructuras de crimen organizado y a los máximos articuladores de los homicidios y agresiones a defensores de derechos humanos, y de las actividades de narcotráfico, minería ilegal y contrabando.
  • Optimizará la aplicación de mecanismos judiciales que faciliten la obtención de información vital para la desarticulación de estas organizaciones, y hará una aplicación efectiva de los tipos penales para que exista una sanción ejemplar.
  • Golpear las fuentes ilícitas de financiación, el narcotráfico en sus etapas de producción, y perseguir los activos ilegales serán frentes de batalla en los que la Fiscalía crecerá. Se fortalecerán los procesos de extinción del derecho de dominio y la metodología de análisis económico-financiero del delito, y se trabajará conjuntamente con entidades como la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) para descifrar los esquemas de blanqueo de capitales, identificar y judicializar a los testaferros.
  • Planes de intervención en zonas críticas. Los grupos de fiscales e investigadores llegarán a los territorios más golpeados por la criminalidad organizada. En ellos habrá estrategias articuladas, y por periodos específicos, para perseguir simultáneamente los delitos de los que se valen estas estructuras para intimidar a la población.
  • Lucha contra el narcotráfico. El Direccionamiento Estratégico 2020 – 2024 contempla como prioridad la persecución de las redes narcotraficantes con un enfoque territorial para impactar sus componentes en las regiones y las zonas costeras, y mediante cooperación internacional para neutralizar su alcance trasnacional.
  • Los delitos ambientales, la deforestación y la minería ilegal serán investigados con rigurosidad y prioridad, hasta lograr una óptima penalización de los responsables. Habrá una visibilización de los graves daños a los ecosistemas y la Fiscalía extenderá lazos de cooperación internacional y con otras naciones afectadas por estos flagelos, para mejorar su capacidad de respuesta.
  • Terrorismo urbano. Consciente de la intención criminal de los grupos armados ilegales de infiltrar la protesta social y de trasladar a las ciudades componentes de desestabilización y terrorismo, la Fiscalía dispondrá de grupos de tareas especiales para capturar con los integrantes de las estructuras encargadas de esas actividades y lograr su judicialización.

OBJETIVO 3. Elevar la judicialización de delitos contra la administración pública

Entre 2015 y 2019, la Fiscalía atendió 192.266 noticias criminales por delitos asociados a la corrupción y alcanzó una tasa de esclarecimiento del 38% de los hechos priorizados. Este promedio evidencia la necesidad de realizar mayores esfuerzos para aumentar el esclarecimiento.

  • Fortalecimiento en la investigación. En los próximos cuatro años habrá énfasis en las investigaciones por reportes de corrupción en sectores como salud, educación, medio ambiente, electoral, contratación pública, administración de justicia. La Fiscalía trasladará equipos especializados a las regiones para atender las denuncias por delitos contra la administración pública donde escasea la vigilancia de los recursos del Estado y es alta la captación de los funcionarios públicos por parte de las organizaciones criminales.
  • Se realizarán alianzas para fortalecer las capacidades de los funcionarios de la Fiscalía, acudir a la experticia de algunas entidades para avanzar aceleradamente en los casos y lograr investigaciones integrales con instituciones expertas en asuntos específicos.
  • Continuará la vigilancia de los recursos destinados a enfrentar la emergencia sanitaria suscitada por el Covid-19.
  • La Fiscalía insistirá en la aplicación de medidas cautelares de suspensión del poder dispositivo, incautación, ocupación con fines comiso y extinción del derecho de dominio de los bienes de los responsables de los hechos de corrupción identificados en las investigaciones.
  • Priorización de hechos que involucren aforados constitucionales.

OBJETIVO 4. Dotar a la Fiscalía con la infraestructura física adecuada para sus necesidades

Como parte del proceso iniciado en 2020, se continuará con el fortalecimiento de la infraestructura física de la Fiscalía. Esto incluye la construcción de sedes en las seccionales de mayor demanda de justicia así como la terminación de construcciones iniciadas con anterioridad.

La entidad impulsará las competencias, habilidades y destrezas de los servidores, así como la continua capacitación y actualización sobre los objetivos definidos en el Direccionamiento Estratégico 2020 – 2024, aprovechando la oportunidad de virtualización de la época de pandemia del Covid-19.

Asimismo, se dispondrá de un semillero de fiscales, investigadores y peritos con la vocación de capacitar personal altamente calificado, eficiente y eficaz en los asuntos de materia judicial, que sea capaz de asumir las responsabilidades de los funcionarios pensionados o asumir otras funciones designadas en el ejercicio de la acción judicial.

Para el cumplimiento del Direccionamiento Estratégico 2020 – 2024 fueron definidas 7 acciones trasversales a los objetivos planteados. Entre ellas sobresale consolidar a la Fiscalía como un referente internacional, establecer acuerdos de cooperación judicial y técnica para aumentar las capacidades de la entidad, fortalecer y aumentar la planta de policía judicial.

En la actualidad, la entidad está presente en 486 municipios, y se busca garantizar mayor presencia territorial, con personal capacitado y grupos itinerantes disponibles para reaccionar y atender los requerimientos de las poblaciones más apartadas.

La Fiscalía General de la Nación será más moderna, se implementará el expediente electrónico y se ampliará el acceso a la justicia con múltiples canales de atención, mediante la recepción de denuncias por teléfono, correo electrónico, además del aplicativo Adenunciar, en el que se incluyeron delitos como violencia de género.

Salir de la versión móvil