Diego Alejandro Isaza y Jorge Alberto Giraldo fueron asegurados por los delitos de extorsión agravada y extorsión en grado de tentativa, luego que la judicatura acogiera los argumentos de la Fiscalía al considerarlos un peligro para la víctima, por infundirle temor y zozobra al haberla amenazado de muerte.

Los procesados quienes no aceptaron los cargos imputados por la fiscalía local delegada ante el Gaula que asumió la investigación, fueron detenidos en flagrancia en el sector de Mercasa en Pereira (Risaralda), luego que las autoridades idearan un plan de entrega controlada, una vez la víctima residente en Riosucio (Caldas) formuló la denuncia.

A Isaza y a Giraldo les hallaron en su poder dos teléfonos celulares, uno de ellos desde donde realizaban las llamadas extorsivas que empezaron a gestarse desde principios de febrero del año en curso, luego de una visita que presuntamente ambos le hicieron a la víctima en su casa, con armas de fuego.

Según la denunciante, le exigieron la suma de $20 millones o de lo contrario la asesinarían a ella al igual que a su familia. Debido al miedo infundido, la mujer accedió a darles la suma de $2 millones. Posteriormente le dejaron un teléfono celular al cual se comunicaban constantemente cobrándole el monto restante, y fue así como se fijó la cita en la que fueron detenidos por las autoridades policiales.

Los presuntos extorsionistas se encuentran con detención domiciliaria en el sector de Cuba en Pereira, mientras continúa la investigación en su contra.

PAAM/DLBM