El menor víctima habría sido asesinado por ser el único testigo de un hurto perpetrado por sus agresores.

Tras admitir su responsabilidad en el crimen de un niño de 13 años, miembro de la comunidad indígena Sikuani, tres hombres fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario, por el Juzgado Segundo Promiscuo Municipal de Puerto Carreño (Vichada), con función de control de garantías.

Se trata de Bernardo Gaitán Rodríguez, de 22 años; Evencio Gaitán Cabarte, 26 años; y César Rodríguez Naranjo, integrantes de la comunidad indígena Kawanerruaba, de la etnia Piapoco, capturados este 17 de agosto y a quienes la Fiscalía les endilgó cargos por los delitos de homicidio agravado y hurto calificado y agravado.

Según la investigación adelantada por la Dirección Seccional Vichada de la Fiscalía, los hechos ocurrieron el 23 de junio último en una finca de la inspección Guanapare, jurisdicción del municipio de Cumaribo (Vichada), adonde llegó un grupo de personas, entre ellas los hoy procesados, que hurtó varios elementos y dañó bienes.

Posteriormente, al percatarse de que el menor había presenciado la situación, los hombres se lo llevaron por la fuerza, por ser el único testigo. Tras su búsqueda por parte de la comunidad, el niño fue hallado al día siguiente asesinado en una cueva de ocarro. Su cuerpo presentaba heridas de arma cortocontundente.

Los investigadores de la Sijín, bajo la coordinación de una fiscalía local de Cumaribo, establecieron que los hombres tenían amenazados a los integrantes de las comunidades del lugar para evitar su judicialización.

La Fiscalía hace pública esta información por razones de interés general.

 

DLBM

Compartir