El hombre al parecer justificó el abuso sexual manifestando que debía sacarle los demonios que la asechaban. La Fiscalía le imputó cargos también por haber hecho presuntamente lo mismo contra una prima de su hija.

Medida de aseguramiento en centro de reclusión le dictó un juez de garantías a un hombre por los punibles de acceso carnal violento y actos sexuales con menor de catorce años, luego de ser señalado como posible autor de los abusos sexuales a los que habría sometido a su propia hija durante 9 años, y a una prima de ella.

Según la denunciante, tía de la víctima, el indiciado abusó sistemáticamente de la  niña desde que ella tenía 7 años y hasta que cumplió 16, edad en la que la adolescente decidió denunciarlo.

En el relato, la menor afirmó que su padre aprovechaba el oficio que tenía de curandero y médico yerbatero, para justificarle a ella y a su mamá los abusos sexuales, pues les aseguraba que eran necesarios para erradicar supuestos espíritus y males que la estaban asechando.

Sin embargo, se presume que no sólo la menor fue víctima de tal situación, pues la tía también descubrió que al parecer su propia hija (prima de la anterior), también fue víctima del yerbatero. Este hecho fue corroborado por la segunda víctima, la cual puso en conocimiento lo ocurrido cuando se enteró que su madre estaba acompañando a su prima en el proceso de denuncia contra su progenitor.

La Fiscalía hace pública esta información por razones de interés general.

 

 

PAAM/DLBM