Al término de las audiencias de control de garantías, el juez 5° Penal Municipal de Buga (Valle del Cauca) envió a la cárcel a 23 presuntos integrantes de la banda Los de Fritanga, investigados por cuatro asesinatos y otros delitos.

La Fiscalía Seccional les imputó cargos como por fabricación, tráfico y porte de estupefacientes; homicidio agravado; concierto para delinquir agravado; fabricación, tráfico y porte ilegal de armas; y uso de menores para la comisión de delitos.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, las ganancias ilegales de esta organización criminal ascendían a los veinte millones de pesos mensuales.

El señalado cabecilla de la banda delincuencial, Ricardo Antonio Collantes Londoño, alias Fritanga, habría sido jefe de sicarios de Walter Quintero, alias Waltercito, sobrino del extraditado narcotraficante Ramón Quintero, uno de los cabecillas de la estructura de crimen organizado Los Rastrojos en Valle del Cauca.

Alias Fritanga, supuestamente, controlaba desde la cárcel la comercialización de alucinógenos en la modalidad de menudeo y a domicilio en Buga y municipios como Guacarí y Ginebra.

En las diligencias judiciales fue procesada una guardiana del INPEC, Paula Andrea Ramírez Sánchez, quien, al parecer, colaboraba con alias Fritanga y facilitaba sus acciones criminales y contacto exterior con los señalados integrantes de la estructura. Igualmente, fueron judicializados Jheraldin Lorena Suárez Corrales, alias La Mona, segunda en la estructura de la banda y Emir Ricardo Coyantes Cobo, hijo de alias Fritanga.

Un menor de edad aprehendido durante los operativos de la Fiscalía Seccional y la Policía, quedó a órdenes de un juez de infancia y adolescencia.

JGPV/JARG

Compartir