Al parecer, un exfuncionario municipal y tres policías activos harían parte de la organización delincuencial.

Por los delitos de concierto para delinquir, por narcotráfico, concusión, prevaricato por omisión, y utilización de menores para la comisión de delitos, la Fiscalía obtuvo de un juez medida privativa de la libertad en contra de 18 personas; 7 más fueron cobijadas con medida domiciliaria.  En la misma decisión el juez se abstuvo de imponer medida de aseguramiento contra tres mujeres, a un hombre capturado en flagrancia le fue concedida la libertad.

Según el ente investigador, los asegurados supuestamente integran la organización denominada Sin Fronteras, dedicada al tráfico de estupefacientes en los municipios caldenses de Chinchiná y Palestina.

Tendrían el apoyo de agentes del Estado

Luego de labores investigativas, se pudo establecer que patrulleros activos y un policía en retiro suministraban información confidencial a Julio César Toro Morales, supuesto líder de la banda y quien es conocido con el alias Coca-cola , lo mismo sucedía con Francisco Javier Vásquez Tapias, alias Pacho, segundo al mando de la organización criminal.

En la audiencia de control de garantías el fiscal evidenció que ambos sujetos pertenecían a la otrora temida banda criminal Los Sepultureros, dedicada al sicariato en el municipio de Chinchiná, actividades ilícitas por las que fueron condenados.

Las investigaciones permiten considerar además que, supuestamente, Fernando Andrés Echeverry Aristizabal, exsecretario de  gobierno de la Alcaldía Municipal de Chinchiná, apoyaba económica y políticamente a la organización delictiva, razón por la cual esta personas fue enviada con medida de aseguramiento a la cárcel.

La Fiscalía General de la Nación hace pública esta información por razones de interés general.

 

CR/MAGA