Al parecer, el procesado le dio una sustancia a la víctima en una leche con galletas que lo dejó en estado de indefensión.

Un hombre fue enviado a la cárcel con medida de aseguramiento, por la investigación que desde el año 2015 inició la Fiscalía en su contra, luego de haber sido denunciado por el presunto abuso del que fue víctima un niño de 12 años.

Según el ente acusador, los hechos ocurrieron en febrero de ese año cuando el imputado, mediante engaños, habría abusado sexualmente del niño luego de darle a beber una leche con galletas, en la que parece le suministró alguna sustancia que le provocó somnolencia al menor, evitando que pudiera defenderse.

Los hechos ocurrieron en la casa del menor en un barrio de Neiva (Huila), de donde es vecino el hoy procesado.

Durante las audiencias preliminares el hombre de 58 años no aceptó los cargos imputados por el representante del ente judicial, y permanecerá privado de la libertad hasta que se resuelva su situación jurídica.

La Fiscalía hace pública esta información por razones de interés general.

Compartir