Una fiscalía delegada ante el Gaula imputó a cuatro mujeres y a dos reclusos por pertenecer, presuntamente, a una organización delincuencial dedicada a la extorsión en modalidad carcelaria. 

De acuerdo con lo establecido en la investigación, Jaime Andrés Cardona y Agustín Colmenares, supuestos jefes de la banda  criminal y actualmente recluidos en el Coiba de Picaleña, eran quienes al parecer suplantaban a las autoridades y se comunicaban telefónicamente con las víctimas, para exigirles dinero a cambio de no judicializar a un aparente familiar capturado. 

Las capturadas mediante orden judicial fueron identificadas como Natalia López Cardona, Yenny Marcela Castro Sabogal, Clara Narcela Barbosa y Sandra Milena Pardo, quienes se presumen eran las encargadas de recibir los giros de dinero producto de las extorsiones. 

La Fiscalía les imputó los delitos de extorsión agravada con circunstancias de mayor punibilidad en concurso heterogéneo con concierto para delinquir agravado con fines de extorsión. 

Igualmente imputó a Cardona y Colmenares, 11 extorsiones agravadas en concurso homogéneo sucesivo con circunstancias de mayor punibilidad en concurso heterogéneo con concierto para delinquir agravado con fines de extorsión.

Asimismo, se expuso en la audiencia concentrada que los cabecillas vinculaban a sus familiares en el cobro de extorsiones; y por estos hechos en octubre último fue judicializado el padre de Colmenares, de 70 años, y uno de sus hermanos. 

Acogiendo la solicitud de la fiscalía, el juez 5 penal municipal con función de control de garantías impuso medida de aseguramiento en centro carcelario a todos los procesados. 

 

CRV/DLBM

Compartir