El trabajo articulado entre la Seccional Valle del Cauca de la Fiscalía General de la Nación y la Sijin de la Policía Nacional permitió judicializar a Jaider Manolo Ocampo Marín, alias Huevolo. 

Ocampo Marín, como presunto integrante de la estructura criminal ‘Nueva generación de carboneros’ que delinque en varios municipios del norte del Valle del Cauca, sería el responsable de, al menos, siete homicidios cometidos entre enero y mayo pasados en los barrios Fundadores, Alto Recreo, Popular, San José, Gaitán; lo mismo que en el sector de La Cristalina de Sevilla.  

Entrevista a testigos, consultas a bases de datos y análisis de imágenes de cámaras de seguridad en los sitios donde ocurrieron los homicidios, entre otras labores de policía judicial evidenciaron que el procesado sería el responsable de los referidos crímenes.  

La captura de ‘Huevolo’ estuvo a cargo de agentes de la Sijin y se concretó en un sector de Sevilla.  

La Fiscalía imputó al procesado como presunto autor responsable de los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio, fabricación, tráfico y porte de estupefacientes, homicidio agravado y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, accesorios, partes y municiones.  

Un juez de la República avaló el material probatorio presentado por un fiscal de la Estructura de Apoyo (EDA) y dictó medida de aseguramiento en centro carcelario contra el imputado. 

Esta información se publica por razones de interés general. 

La Fiscalía habla con resultados. 

Le puede interesar: Asegurado alias Renza como presunto autor de homicidio agravado y porte ilegal de armas  

 

 

 

JGP/MAGA/MG/DH/DSV  

 

 

La información contenida en este boletín de prensa corresponde a la narración de los hechos noticiosos objetivos, suministrados por los funcionarios encargados de adelantar las investigaciones penales al interior de la Fiscalía General de la Nación. Para el momento de la divulgación de este comunicado, la situación jurídica de la(s) persona(s) relacionada(s) se encuentra pendiente de resolver por la autoridad judicial competente, siempre bajo los preceptos de la presunción de inocencia, consagrados en el artículo 29 de la Constitución Política y el artículo 7º de la Ley 906 de 2004.