Un Juez de Control de Garantías profirió medida de aseguramiento intramural en contra de Leonardo Enrique Durán Bastidas, funcionario del CTI, y de Eugenio Alfredo Beleño Osorio, por su presunta responsabilidad en los delitos de tráfico y porte ilegal de arma de fuego de uso privativo de las Fuerzas Armadas, enriquecimiento ilícito y receptación.

Esa decisión judicial se fundamenta en lo ocurrido el 17 de noviembre último, cuando a la entrada de Riohacha miembros de la Policía de Carreteras retuvieron a los hoy imputados, quienes transportaban en su vehículo un revólver, cuatro pistolas, un fusil Fal, 45 millones de pesos, y dos cartas de navegación.

Efectuadas las indagaciones se estableció que el carro en el que se movilizaban fue hurtado días antes. Los sospechosos tampoco dieron respuestas satisfactorias sobre la tenencia de las armas y el dinero.

En la audiencia preliminar Durán Bastidas se allanó a cargos y quedó recluido en la Cárcel Judicial de Riohacha.