La Fiscalía General de la Nación imputó cargos por rebelión y financiación del terrorismo a cuatro presuntos miembros de la compañía Capitán Mauricio, del frente Darío de Jesús Ramírez Castro, del ELN, luego de haber sido capturados en zona rural del departamento de Antioquia.

Los cuatro retenidos hacen parte del grupo de 10 subversivos capturados por el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en una operación realizada en los municipios de Caucasia, Cáceres, Amalfi, Zaragoza y Valdivia con el apoyo de la Brigada Móvil Número 25.

Durante los días 11 y 12 de junio, el CTI hizo efectiva las detenciones de estas personas en virtud de la orden emanada por un juez de control de garantías. En la primera sesión de audiencias de control de legalidad de las capturas, la Fiscalía imputó a Roberto Asprilla Ibargüen, alias Pingpong; Sirenia Serna Tapias, alias Sireni, y Sandra Patricia Melguizo, alias Sandra, cargos por rebelión, mientras que a Albeiro Guevara Obregón, alias Cachi, se le imputaron cargos por financiación del terrorismo. Los otros seis detenidos serían parte del frente Mario Vélez, de las FARC.

El CTI logró establecer la asociación entre el ELN y las FARC en Antioquia a través de una mujer que habría sido la compañera de uno de los líderes de las FARC en la zona y se constituyó en el punto de enlace entre los dos grupos delictivos.

De acuerdo con las investigaciones realizadas, los capturados se dedicarían al cobro de extorsiones a los mineros artesanales, la realización de actividades de inteligencia contra el Ejército Nacional para instalar campos minados por sus rutas de desplazamiento, cultivo de coca y procesamiento de pasta coca, búsqueda de material de intendencia para las guerrillas que operan en la zona.

Compartir