Ante un juez de Bogotá, con función de control de garantías, los empresarios José Leonel  Torres Cortés y su hijo Leonel José Torres Jaramillo aceptaron ser responsables de la quiebra y malos manejos realizados a la firma comisionista de Bolsa Mercantil Torres Cortes S.A., que representó pérdidas cercanas a los 115 mil millones de pesos a más de 320 víctimas acreditadas en este proceso penal.

La Fiscalía General los acusa de los cargos de captación masiva y habitual de dineros en concurso homogéneo con no devolución, estafa agravada en la modalidad de delito masa, administración desleal, ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio, en concurso con el delito de concierto para delinquir, en la modalidad de dolo.

Torres Cortés aceptó la totalidad de los delitos impuestos por el ente de investigación judicial, mientras que su hijo Torres Jaramillo se negó aceptar los de administración desleal y fraude a resolución judicial por los cuales será llevado a juicio.

Por su parte los representantes de víctimas de la mano con los delegados del ente acusador mostraron su preocupación por la persistente indiferencia de los procesados para iniciar un proceso de devolución o reparación económica.

“Lo consagra la reciente jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia y los pactos internacionales que contempla el reintegro de por lo menos el 50% del dinero apropiado ilícitamente”, señaló el representante de 116 de los inversionistas estafados.

 

CMR/DLBM

Compartir