El Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado de Antioquia condenó a 32 años y 1 mes  (385 meses de prisión) a cuatro integrantes del Comando Central de ELN (COCE) tras ser encontrados responsables del secuestro y asesinato de los investigadores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) Jhon Alejandro Morales Patiño y Edilberto Roa Pérez.

Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino; Israel Ramírez Pineda, alias Pablo Beltrán; Eliecer Herlindo Chamorro Acosta, alias Antonio García, y a Rafael Sierra Granados, alias Ramiro Vargas Mejía fueron encontrados responsables de ordenar el crimen de los dos funcionarios.

Según la investigación de la Fiscalía General, los integrantes del CTI fueron retenidos por hombres fuertemente armados el 2 de septiembre de 1998, cuando transitaban por la vía que de Medellín conduce a Sonsón (Antioquia). Según las indagaciones, a la altura de la vereda San Juan, varios hombres con uniformes camuflados que dijeron ser integrantes del Frente Carlos Alirio Buitrago del ELN detuvieron en un retén ilegal a Morales y Roa, quienes tiempo después fueron ultimados con armas de fuego en la zona llamada Alto de San Miguel.

Uno de los testimonios que fue tenido en cuenta por el juez del caso para proferir la condena fue el de Héctor Hugo Ramírez Zuluaga, quien reconoció haber comandado  el frente que se atribuyó el secuestro y en ese sentido haber cumplido la orden de secuestrar y asesinar a los dos funcionarios de la Fiscalía General de la Nación.

Los cuatro integrantes del llamado Comando Central del ELN (COCE) fueron considerados por el juez del caso como coautores mediatos del concurso homogéneo y sucesivo de dos secuestros simples.

Cualquier acción bélica o terrorista en contra de la Fuerza Pública o la población civil con ocasión o desarrollo del conflicto armado interno es responsabilidad del Comando Central, quienes planean, diseñan y ordenan la ejecución de estas actividades”, señaló el juez en su sentencia.

“Él (alias ‘Esteban’) recibió una orden cuando puso en conocimiento de sus superiores que tenían en su poder a estos dos funcionarios, recibiendo la orden de darles muerte, es decir, que estas conductas se cometieron  por disposición del Comando Central”, precisa la sentencia.

Finalmente, el juzgador señaló que “los sentenciados fueron declarados personas ausentes y se les impuso medida de aseguramiento privativa de la libertad, encontrándose aún prófugos de la administración de justicia, se dispone librar orden de captura en contra de los procesados a fin de que purguen la pena impuesta en esta sentencia. Del mismo modo se oficiará a la Interpol para que extienda circular roja en contra de los aquí sentenciados”.

La Fiscalía General de la Nación hace pública esta información por razones de interés general.