Luego de ser hallado responsable del delito de receptación, Juan Camilo Portilla fue condenado a 24 meses de prisión, al obtener una rebaja del 50 por ciento de la pena total.

La denuncia fue interpuesta por el comerciante José Hincapié Gómez quien advirtió a la Subdirección Seccional de Fiscalías que había sido víctima del hurto de 1.900 celulares avaluados en casi 200 millones de pesos, los cuales estaban escondidos en un hostal en el centro de Bogotá.

Durante la inspección y allanamiento adelantado el 22 de mayo de 2014 por delegados del CTI de la Fiscalía y la Policía Nacional, fue descubierto Portilla, de 30 años de edad, quien tenía en su poder 841 teléfonos móviles que hacían parte del botín, el cual sería comercializado en el sector de San Victorino, centro de la capital.

El juzgador dispuso que el condenado debe cumplir la pena privado de la libertad en la Cárcel Nacional Modelo, tras registrar 3 antecedentes judiciales por los delitos de hurto agravado y falsedad en documento privado.

 

CMR/DLBM