Un juez condenó a 33 años de prisión a Javier Urango Mayo por su responsabilidad en un atentado con granada a un local comercial ocurrido el 30 de abril de 2012.

La Fiscalía le había acusado por los delitos de concierto para delinquir, terrorismo, porte ilegal de armas de uso restringido de las Fuerzas Armadas o explosivos agravado y daño en bien ajeno agravado.

Dicho atentado dejó pérdidas avaluadas en 600 millones de pesos. De acuerdo con la investigación, el hecho se produjo porque los dueños del local comercial no cedieron a la extorsión ejercida por la banda criminal de Los Urabeños.

 

DRAO / AAEA