10 supuestos integrantes de las disidencias del frente 33 de las FARC fueron capturados. Algunas de estas personas habrían participado en los dos hechos criminales.

El grupo de tareas especiales dispuesto por el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, para esclarecer lo ocurrido la tarde del pasado 15 de junio en la Brigada 30 del Ejército Nacional, con sede en Cúcuta (Norte de Santander), estableció que las disidencias del frente 33 de las FARC serían las responsables de la acción terrorista que dejó 44 heridos y cuantiosos daños materiales.

El equipo conformado por fiscales especializados, más de 20 investigadores de la Policía Nacional y el CTI, peritos y expertos en diferentes especialidades obtuvo material de prueba y evidencia técnica que puso al descubierto a una red de este grupo criminal, que estaría involucrada en el atentado con carro bomba y varios hechos violentos registrados en Norte de Santander durante el último mes, como el ataque al helicóptero en el que se movilizaba, el Presidente de la República, Iván Duque Márquez, algunos de sus ministros y otros funcionarios.

10 presuntos integrantes de esta organización fueron capturados en Cúcuta, El Zulia y el corregimiento La Gabarra de Tibú (Norte de Santander). En los procedimientos se incautaron dos armas de fuego, 24 cartuchos, $185’620.000, 14 celulares, 3 memorias USB, 2 discos duros de almacenamiento, 1 tablet, 1 minigrabadora, 5 computadores, 5 vehículos (2 camionetas, 2 automóviles y 1 motocicleta) e información de relevancia.

Producto de la investigación por las explosiones en la sede militar fueron detenidos siete hombres y una mujer; mientras que por el proceso que se sigue por el plan criminal contra el jefe de Estado fueron capturados dos hombres. Sin embargo, los indicios dan cuenta de que algunas de estas personas tendrían responsabilidad en los dos eventos.

Tres de los ocho vinculados a lo ocurrido en la sede militar, supuestamente, participaron directamente en la planeación e ingreso del carro bomba. Ellos son:

  • Joaquín Medina Duarte, alias Joaquín, quien habría comprado la camioneta blanca que fue cargada con explosivos y una motocicleta para acompañar y ayudar a escapar al hombre que ingresó el carro bomba a la brigada.
  • Andrés Fernando Medina Rodríguez, alias El Capi, hijo de alias Joaquín. Al parecer, llevó la camioneta hasta Tibú, donde fue acondicionada con explosivos, y, el 15 de junio, entró el automotor a las instalaciones militares para que explotara.
  • Ciro Alfonso Gutiérrez Ballesteros, alias Ciro, sería el motociclista que acompañó todos los traslados de la camioneta, esperó y recogió a alias El Capi frente a la brigada 30, luego de dejar abandonado el vehículo.

Un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales les imputó los delitos de: terrorismo agravado, homicidio agravado en grado de tentativa, concierto para delinquir agravado, daño en bien ajeno agravado, y fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso restringido, de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos agravado.

Otros cinco presuntos integrantes de las disidencias del frente 33 de las FARC, quienes son investigados por el ataque en la brigada, fueron imputados por concierto para delinquir agravado. Se trata de Édison Durán Ascanio, alias Ascanio; Vladimir Acosta Pérez, alias Yimmy; Fredy Esteban Maldonado Torrado, alias Pancho; Jhon Freddy Lizarazo Rodríguez, alias El Flaco o Miguel; y Geraldine Fiayo Torrado, alias Geraldine.

Por solicitud de un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales, los ocho imputados recibieron medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario.

Ataque al helicóptero presidencial

Del grupo de ocho procesados por las explosiones en la Brigada 30, tres tendrían distintos niveles de participación en el ataque al helicóptero presidencial, ellos son:

  • ‘El Capi’. Señalado de diseñar el plan criminal. Por sus conocimientos en asuntos aeronáuticos y militares habría dado orientaciones a las disidencias sobre los puntos vulnerables del helicóptero y otros aspectos técnicos.
  • ‘Ascanio’. Sería uno de los dos tiradores.
  • ‘Miguel’ o ‘El Flaco’. Al parecer, fue el encargado de ocultar los dos fusiles y entregarlos.

Adicionalmente, en este frente investigativo fueron capturados Yeison Herminio Bernal Rincón, alias Yeison, supuesto conductor del taxi que trasladó a los tiradores al lugar desde donde se hicieron los disparos; y Yeferson Román Gamboa, alias Román, a quien se le atribuye el apoyo logístico.

Estos cinco procesados fueron imputados por delitos como: homicidio en grado de tentativa, terrorismo, concierto para delinquir agravado; y fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso restringido, de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos agravado.

Esta información se publica por razones de interés general.

JARG/MBO/MSG/CRIO/JEGT/DECOC/MCRC

La Fiscalía habla con resultados