La Juez 11 Penal Municipal de Bogotá con función de control de garantías cobijó con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario a 4 personas, investigadas por el asalto a un carro de valores en la capital del país. 

En su decisión la juez consideró que los imputados representan un peligro para la comunidad y debido al monto de la pena a imponer es posible que no comparezcan ante la autoridad competente. 

Por su parte, el Fiscal 80 de la Dirección Nacional Contra el Crimen Organizado señaló que Jaime Gómez Gómez, ingeniero de sistemas; José René Murillo García, jefe de transporte; Yornal Enrique Mercado Geréz y Deybis Jiménez Ustaris; habrían participado en los hechos ocurridos el 3 de febrero último en un sector de la localidad de Kennedy, al sur occidente de Bogotá, donde fueron hurtados $4 240 000 000 en efectivo. 

Según lo establecido en la investigación adelantada por el CTI, desde la salida de la central de valores en la Avenida Las Américas con 42, el vehículo debía abastecer de dinero a un total de 18 cajeros, en los cuales se depositaria una suma cercana a los  $720 000 000. 

Se determinó que para lograr el robo del dinero, los hoy procesados se concertaron para  violar normas de la empresa relacionadas con el transporte de dinero. 

Dijo el fiscal que lo acordado entre los imputados comenzó con la  enfermedad de un empleado, lo que  ocasionó el cambio de guardia, siendo designada otra persona, quien evadiendo las normas no dejó las bolsas de dinero dentro de los compartimentos de seguridad del automotor, con el propósito de facilitar el retiro de las tulas. 

Igualmente, se estableció que el ingeniero Gómez Gómez, quien era el encargado de controlar la ruta del automotor a través del GPS, argumentó que nunca se dio cuenta que el aparato estaba apagado.

Por su parte, Mercado Geréz, como supervisor de ruta, nunca comunicó a las directivas las novedades que se presentaron y tampoco anunció el monto de dinero que se llevaba en el automotor. 

Además dijo el fiscal, como prueba de la participación de cada uno de los imputados en el hecho, el vehículo hizo tres paradas, una de las cuales fue frente a la residencia de uno de los que se movilizaban en el carro de valores, donde  dejaron algunas tulas con dinero. 

En las otras dos paradas se procedió de igual manera, para finalmente  llegar cerca del hospital de Kennedy, donde uno de los imputados recibió un disparo de su compañero. 

Entre las acciones ilícitas para perpetrar el hurto también está el cambio de ruta del vehículo, no haber dispuesto de una escolta motorizada, no activar el botón de pánico al momento del supuesto asalto y reportar el hecho mucho tiempo después de haber ocurrido. 

Los cuatro hombres no aceptaron los cargos que la Fiscalía les imputó por los delitos de hurto calificado y agravado, y fueron enviados a la cárcel Nacional Modelo de Bogotá.