El padre de la víctima fue gravemente herido por el presunto delincuente.

Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, el juzgado segundo penal municipal de Facatativá, (Cundinamarca) ordenó medida de aseguramiento en la Cárcel Nacional Modelo de Bogotá, en contra de Gilberto Vargas Castiblanco, como presunto autor material de la muerte de la estudiante de contaduría de 27 años de edad, Karen Adriana Rodríguez Castañeda.

Los hechos ocurrieron el pasado 29 de mayo en el barrio El Chicó de Facatativá, en momentos en que la joven junto con su padre, abría el garaje de su casa para parquear el vehículo en el que se movilizaban.

Mientras que el carro era ingresado a la vivienda, el procesado agrede presuntamente a la joven universitaria, propinándole una herida mortal en el cuello, al parecer por hurtarle sus pertenencias. En ese instante el progenitor al ver lo que sucedía salió en defensa de su hija y fue herido con arma blanca.

La Seccional de Fiscalías de Cundinamarca, con el apoyo de la policía judicial Sijín, adelantó la investigación con reconocimientos fotográficos y seguimientos a las cámaras de seguridad del sector donde se pudo establecer la trayectoria del indiciado, momentos previos y posteriores a los hechos.

Con el material probatorio, el ente acusador solicitó orden de captura en contra de Vargas Castiblanco la cual se materializó en Facatativá el pasado 21 de septiembre.

La fiscalía le imputó los delitos de homicidio agravado en concurso con lesiones personales dolosa agravadas.  Cargos que no aceptó el capturado.

 

La Fiscalía habla con resultados.

 

CMRM/LHR/FAGH

La información contenida en este boletín de prensa corresponde a la narración de los hechos noticiosos objetivos, suministrados por los funcionarios encargados de adelantar las investigaciones penales al interior de la Fiscalía General de la Nación. Para el momento de la divulgación de este comunicado, la situación jurídica de la(s) persona(s) relacionada(s) se encuentra pendiente de resolver por la autoridad judicial competente, siempre bajo los preceptos de la presunción de inocencia, consagrados en el artículo 29 de la Constitución Política y el artículo 7º de la Ley 906 de 2004.