Fuente: El Heraldo

Un trabajo articulado entre la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional puso al descubierto una banda delincuencial que se dedicaba al suministro de carne de caballo y burro a algunos contratistas en el departamento de Santander.

De acuerdo con el ente investigador, los integrantes de la banda transportaban a los animales enfermos y en mal estado desde la Costa Atlántica hasta un matadero clandestino en la capital de Santander. Posteriormente, con químicos y otras maniobras fraudulentas, hacían pasar el producto como carne de res y la comercializaban.

Las indagaciones permitieron identificar a cuatro personas señaladas de suministrar la carne a algunos contratistas que a su vez la distribuían a un batallón y la cárcel Modelo; así como plazas de mercado y comercio informal en Bucaramanga, tal como sucedió con otras personas capturadas que habrían hecho lo mismo con operadores del Plan Alimentación Escolar (PAE) en Santander,

Lea la noticia completa aquí.