• Las sentencias afectan a cuatro hombres y las penas oscilan entre los 10 y los 25 años de prisión. 

  • Los hechos ocurrieron en Norte de Santander, Casanare y Guaviare. 

Fiscales adscritos a la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos lograron que jueces de la República condenaran, por diferentes hechos, a cuatro exintegrantes de grupos paramilitares por homicidios y desapariciones forzadas en contra de la población civil en los departamentos de Norte de Santander, Casanare y Guaviare.  

  • Rafael Emilio Martínez Guevara, alias Panelo. Fue condenado a 10 años y 4 meses de prisión, y al pago de 555.56 SMMLV (salarios mínimos mensuales legales vigentes). Debe responder por la desaparición forzada de Yamid Pundor Lobo. Los hechos ocurrieron el 20 de diciembre de 2003 en Teorama (Norte de Santander).  

De acuerdo con el material probatorio, la desaparición de la víctima obedeció a una conducta sistemática y generalizada de las Autodefensas Unidas de Colombia en esa región del país.    

  • Héctor José Buitrago Rodríguez, alias El Patrón. Fue condenado a 12 años y 8 meses de prisión, y al pago de 1.866.66 SMMLV (Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes) por los delitos de desaparición forzada agravada, tortura agravada y homicidio.  

La víctima fue Capitolino Garzón Patiño, y los hechos ocurrieron el 28 de enero de 2002 en Aguazul (Casanare). La Fiscalía logró establecer que este hombre era visto como enemigo de la Autodefensas Campesinas del Casanare (ACC), que delinquían en ese departamento. 

  • Alirio Antonio López Rodríguez, alias Águila Siete. Fue sentenciado a 20 años y 11 meses de prisión y al pago de 1.797 SMMLV (salarios mínimos mensuales legales vigentes), por la desaparición forzada de Ángel María Ortega López ocurrida el 16 de noviembre de 2003 en El Tarra (Norte de Santander).  

El homicidio de la víctima se debió a una concertación de los cabecillas del bloque Catatumbo de las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), siguiendo órdenes directas de Carlos Castaño Gil y Salvatore Mancuso.   

  • José Covey Romero Zarate, alias Covey, fue sentenciado a 25 años y 10 meses de prisión, y deberá pagar una multa 4.667 SMMLV (salarios mínimos legales mensuales vigentes). Fue condenado por los delitos de homicidio en persona protegida, desaparición forzada, y deportación, expulsión, traslado o desplazamiento forzado de población civil. Las víctimas son: Carlos Humberto González Trujillo, Olinta Maestre Mendoza y Andrés María Cruz Murillo. 

Los hechos se dieron porque los exintegrantes del Bloque Centauros (Guaviare) de las Autodefensas Unidas de Colombia señalaban a las dos primeras víctimas de ser supuestamente ayudantes de la “guerrilla” y enemigos de las AUC en ese departamento.  

Mientras que Andrés María Cruz Murillo resultó desplazado cuando los integrantes paramilitares prendieron fuego a las viviendas de la vereda.   

La Fiscalía habla con resultados. 

 

 

 

JMSV/MAGA/HTP/DEVDH/MRC/ 

 

 

 

La información contenida en este boletín de prensa corresponde a la narración de los hechos noticiosos objetivos, suministrados por los funcionarios encargados de adelantar las investigaciones penales al interior de la Fiscalía General de la Nación. Para el momento de la divulgación de este comunicado, la situación jurídica de la(s) persona(s) relacionada(s) se encuentra pendiente de resolver por la autoridad judicial competente, siempre bajo los preceptos de la presunción de inocencia, consagrados en el artículo 29 de la Constitución Política y el artículo 7º de la Ley 906 de 2004.