Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, el Juzgado Segundo Penal de  garantías de Bogotá envió a prisión —con medida de aseguramiento— a 4 supuestos integrantes del Bloque Meta de la organización al margen de la ley denominada Los Puntilleros, acusados de cometer homicidios y ataques a la población en los departamentos de Meta y Guaviare.

Los cobijados con la medida restrictiva de la libertad son: Breiner Alexander Castillo Moreno, Iván Leonardo Umaña Carrillo, Manuel Gerardo Saavedra Sánchez y Adrián Gómez Orjuela, alias Capullo.

Según el fiscal especializado contra el crimen organizado, se trata de presuntos integrantes de una estructura al mando de Oscar Pachón, alias Puntilla, de quien se advierte que desde muy joven quedó como heredero de parte del negocio ilícito del narcotráfico del cartel de Medellín, por haber sido muy cercano a Pablo Escobar. Posteriormente, se alió en el norte del Valle con Wilber Varela, alias Jabón, y con  Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta.

De acuerdo con el representante del ente acusador, alias Puntilla quedó en libertad recientemente por orden de un juez de la República tras un considerar que se habían vencido los términos procesales. No obstante, minutos después fue recapturado y recluido en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyacá).

Entre los homicidios que se le atribuyen a la banda, está el de Carlos Antonio Angulo Salazar, alias Pollo, ocurrido el 15 de agosto de 2013 en la calle 26 con avenida Ciudad de Cali, en Bogotá. La víctima, quien salía de un hipermercado, habría sido asesinada por cuentas pendientes con socios cercanos al extraditado Daniel Barrera, alias el Loco Barrera.

“En un hipermercado de electrodomésticos de la calle 26 en Bogotá me pasaron un bolso con una 9 milímetros y un celular, luego llegó otro muchacho que no conocía, buscamos al personaje pero no lo encontramos, apareció otra tercera persona a decirnos que ya venía saliendo con una camisa con rayas negras y con escoltas pero que no falláramos”, sostuvo uno de los testigos que relaciona a los indiciados  con los crímenes.

La Fiscalía les endilga la muerte de varias personas en diferentes ciudades del país por el cobro de extorsiones y cuentas pendientes con el narcotráfico, a comerciantes de Corabastos y San Andresito de la calle 38 y del sector de San José, en Bogotá.

Los presuntos delincuentes, que hacen presencia en los municipios de los departamentos  de Guaviare y Meta, fueron imputados por los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir y desaparición forzada.

 

 

CMRM/DLBM

Compartir