En el proceso se constató que los protocolos de cuidado y manutención, al parecer, deterioraron la salud de algunos caninos y a otros les causó la muerte.  

El Grupo Especial para la Lucha Contra el Maltrato Animal (Gelma) presentó ante jueces de control de garantías a dos personas, que estarían involucradas en casos distintos de afectaciones graves al bienestar y la salud de perros en Cundinamarca y Antioquia.  

Imputada dueña de fundación de animales  

Por el delito de maltrato animal fue imputada Maggia Alejandra Jaramillo Posada, la representante legal de una fundación de protección y cuidado animal en Ubaté (Cundinamarca).  

Visitas realizadas por las autoridades locales dan cuenta de graves omisiones en la mantención y asistencia de los animales

De acuerdo con el material probatorio, esta mujer habría albergado varios perros en condiciones precarias. Múltiples visitas realizadas por las autoridades locales dan cuenta de graves omisiones en la mantención y asistencia de los animales, circunstancias que serían la causa de la muerte de algunos.  

En las inspecciones se encontraron caninos en evidente deterioro físico y deshidratación, zonas sucias, descuido en los horarios de alimentación y pulgas, entre otros factores que inciden negativamente en la salud de los animales. Además, entre una y otra visita se detectó una disminución en el número de animales sin que existiera trazabilidad de adopciones o explicaciones sobre esas ausencias. 

Algunas personas denunciaron lo que ocurría e indicaron que vieron a varios animales morir debido al alto grado de desnutrición y el mal estado en el que permanecían. En ese sentido, para la Fiscalía está claro que la señora Maggia Alejandra Jaramillo, al parecer, falló en la posición de garante que tenía y omitió salvaguardar la vida e integridad física y emocional de los caninos. 

Ataque a golpes 

El 23 de octubre de 2020, en el corregimiento San Antonio de Prado, en Medellín (Antioquia), Ruilber Alberto Ferrer Alaña habría causado la muerte de un perro a golpes.  

La ciudadanía alertó a la Policía sobre las agresiones contra el animal. Ese día, Ferrer Alaña, supuestamente, lo llevó a una terraza, lo golpeó y arrojó por las escaleras. 

Los resultados de la necropsia realizada al canino evidenciaron que la muerte fue producto de múltiples contusiones, hemorragias y laceración encefálica. El hombre fue imputado por el delito de maltrato animal.   

Si usted conoce algún caso de maltrato animal denúncielo llamando a la línea celular 122, la línea nacional gratuita 018000 91 97 48 y en Bogotá al 5702000 (opción 7). 

AMCJ/JARG/AG/MCRC 

La Fiscalía habla con resultados