‘Soy Misak, esa es mi identidad’

Por Marce Rojas

María Juliana, una integrante de la comunidad guambiana que sirve a los colombianos desde la Fiscalía Seccional Cauca.

De lunes a viernes y durante una hora, María Juliana Montaño Ullune se desplaza de Popayán a El Tambo (Cauca) para cumplir con su jornada laboral  en la Fiscalía.  Siempre viste su atuendo típico guambiano  a través del cual muestra el amor y orgullo que siente por esa comunidad de la que hace parte. “Soy Misak y así entonces no veo de cambiar, esa es mi identidad” (sic), afirma.

El vestuario, que en su lenguaje es conocido como tambal kuari, no pasa desapercibido entre los demás servidores de la entidad del Cauca: “Mi vestido tiene mucha memoria y todo lo que tiene que ver con el cosmovisión, con el pensamiento Misak…  Representa nuestros pensamientos, la forma como lo manejamos. También ahí se encierra la historia de la tierra, del agua, de los saberes de los mayores”.

“Mi vestido tiene mucha memoria y todo lo que tiene que ver con el cosmovisión, con el pensamiento Misak”

Precisamente esa cultura y conocimiento indígena han sido aprovechados por la Fiscalía. Ella, desde su cargo de asistente de fiscal, sirve como intérprete para facilitar la comunicación de indígenas  Misak que son víctimas o procesados por la justicia ordinaria.

María Juliana trabajó  en el Centro de Justicia de su comunidad, era la secretaria y además atendía asuntos internos de su etnia. Decidió alternar sus labores con las clases de Derecho en la Corporación Autónoma del Cauca. “Me di cuenta de que necesitaba y veía importante aunar en la formación, en el conocimiento. Entonces dije: voy a estudiar Derecho porque sentía la necesidad de aprender, de conocer y de complementar con lo propio que manejo” (sic).

Fueron días difíciles pero logró sacar adelante su carrera. No había pensado ingresar a la Fiscalía, pero una compañera le planteó la posibilidad de hacer ahí la judicatura. Y lo hizo, en Silvia (Cauca).

Cada vez le gustaba más trabajar en la entidad y fue entonces cuando decidió aplicar a un cargo ya estable. “Ahí completé el tiempo como requisito y tomé la iniciativa de presentar mi hoja de vida, dije: que sea la voluntad de Dios, si las cosas se dan y si no, pues bien”. Y las cosas se dieron; en septiembre del año pasado se posesionó como asistente de fiscal y fue enviada a El Tambo (Cauca).

“En el transcurso del tiempo que llevo he visto compañeros, colegas de trabajo de las comunidades Nasa, afro, todas las comunidades que pueda ver en el departamento del Cauca, y también a nivel nacional, entonces las puertas han estado abiertas para que la gente participe”.

María Juliana confía en el trabajo de la Fiscalía y siente que es una institución abierta a las diferentes etnias del país. “La Fiscalía es incluyente. En el transcurso del tiempo que llevo he visto compañeros, colegas de trabajo de las comunidades Nasa, afro, todas las comunidades que pueda ver en el departamento del Cauca, y también a nivel nacional, entonces las puertas han estado abiertas para que la gente participe”, asegura.

Resalta la importancia del trabajo articulado con las comunidades indígenas, en el propósito de facilitar el acceso a la justicia: “De todas maneras se realiza esa concertación entre autoridades, entre cabildos y entidades […], para tratar de mirar asuntos y tratar de mirar como las competencias, entonces esta es una manera de colaboración y de fortaleza para las dos justicias” (sic).

Sobre ese asunto, la Vicefiscal General de la Nación, María Paulina Riveros Dueñas, se pronunció el pasado 14 de febrero en desarrollo del Consejo Ampliado Departamental del Cauca y la Sesión de la Sub Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, que se cumplió en Popayán.

Ante decenas de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos destacó que gracias al trabajo coordinado entre la Jurisdicción Ordinaria y la Jurisdicción Especial Indígena se ha logrado el esclarecimiento de varios homicidios de líderes, entre ellos, los de Gerson Acosta Salazar, Óscar Ferney Tenorio Suncue y Eider Arley Campo Hurtado.

Actualmente en la Fiscalía hay 33 funcionarios de diferentes etnias, como Coayare – Inirida, Sikuani, Inga, Wayú, Yanacona, Kankuama, Guambianos y Raizales. Se destaca San Andrés y Providencia, donde los raizales representan el 48% de la planta de cargos.

Compartir