La Unidad Nacional para la Extinción del Derecho de Dominio y contra el Lavado de Activos declaró procedente la extinción de dominio de 22 bienes, entre apartamentos, casas, bodegas, lotes, parqueaderos, oficinas, y tres vehículos, en cabeza de herederos de Pablo Emilio Escobar Gaviria y su subalterno John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye.

Los bienes materia de extinción de dominio figuraban a nombre de Luz Marina Velásquez Vásquez, Aura Ofelia Vásquez de Velásquez, Martha Leonor Velásquez Vásquez, Victoria Eugenia Henao Vallejo, Pablo Emilio Escobar Gaviria y la sociedad Valencia Henao y CIA Colectiva Civil.

El proceso inició en agosto de 2004 sobre varios inmuebles de propiedad de la sociedad Valencia y Henao y CIA Colectiva Civil y de Victoria Eugenia Henao, algunos de los que aparecieron a nombre de Luz Marina Velásquez y Aura Ofelia Vásquez, hermana y madre de John Jairo Velásquez Vásquez, y cuya adquisición se produjo entre 1988 y 1990.

De acuerdo con la investigación, aunque Velásquez Vásquez no tiene propiedades a su nombre, los propietarios de los bienes, si bien es cierto, son personas de diferentes grupos familiares independientes, existe el común denominador de que los capitales de origen ilícito se formaron en la misma empresa criminal organizada que dirigió el extinto capo del “Cartel de Medellín”, Escobar Gaviria.

Según lo establecido, en los casos revisados ninguno de sus propietarios soportó la legalidad de la adquisición de dichas propiedades ni las condiciones especiales del negocio jurídico relacionado con la compra de los mismos.

En uno de los casos la defensa de Aura Ofelia Vásquez argumentó que la compra de un bien la hizo con dinero proveniente de un premio de lotería. Sin embargo, aunque la ganancia ocasional fue en septiembre de 1992, no se explicó cómo ni en qué banco mantuvo 20 millones de pesos durante 17 meses antes de hacer el negocio. Tampoco allegó prueba alguna de que ese dinero hiciera parte del pago de un negocio por 44 millones de pesos.

El proceso irá segunda instancia para consulta antes de su envío a un juez especializado de extinción de dominio.

Compartir