“En este nuevo año reafirmamos nuestro compromiso institucional con las mujeres y la infancia del país”: Fabio Espitia Garzón, Fiscal General de la Nación (e)

Palabras del señor Fiscal General de la Nación (e), Fabio Espitia Garzón, durante la celebración del vigesimoséptimo aniversario de la Fiscalía.
Bogotá, 10 de julio de 2019

Es para mí un privilegio estar el día de hoy reunido con ustedes celebrando que la Fiscalía General de la Nación está cumpliendo 27 años de nacimiento.

No ha sido una tarea sencilla. A lo largo de nuestra historia hemos tropezado con obstáculos, entre los más tristes, la pérdida de compañeros que han dado su vida al desempeñar su trabajo y a quienes hemos honrado, la corrupción interna virus que ha permeado a todos los sectores del Estado, y ataques terroristas. Hoy acompañamos a nuestros servidores públicos en Ocaña, a quienes vamos a rodear con presencia institucional y de las fuerzas armadas.

No obstante, hemos logrado levantarnos de los tropiezos y cada día seguimos superando dificultades, trabajando para construir un país más justo y digno, y en particular sabiendo que sobre nosotros pesa el deber de dar respuestas a las víctimas.

Pero desde un principio me pregunté si la celebración de un nuevo aniversario debería limitarse a recibir congratulaciones y manifestar buenas intenciones; por el contrario, creo que cada nuevo año debe marcar propósitos, y en ello acudo a mi vocación de historiador, permítanme ir al año 1300….

Es por ellas que trabajamos, sabiendo que hay unos sectores de la población que representan un desafío de talla mayor por su vulnerabilidad frente al crimen. Me refiero a mujeres, niñas, niños y adolescentes.

En la última versión de FORENSIS, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses indicó que en el año 2018 practicó 22.309 valoraciones médico legales a mujeres por casos de violencia sexual, la tasa más alta en los últimos 10 años. De ellas, el 41.9% fueron niñas entre 10 y 13 años de edad. Y como resultado de la violencia sexual se encontraron en este mismo rango de edad 5.713 menores embarazadas.

Así mismo, en el año 2018 se realizaron 49.669 peritaciones en el contexto de la violencia de pareja, cuya tasa es de 120,57 casos por cada cien mil habitantes, siendo el hombre, el principal presunto agresor. Del total de valoraciones realizadas, el 86,08 %, esto es 42.753, se practicaron a mujeres. En nuestro país por cada hombre que denuncia ser víctima de violencia por parte de su pareja, 6 mujeres lo hacen.

Estas cifras resultan preocupantes para la Fiscalía General de la Nación, y es que según el último informe de 2019 del Banco Mundial relacionado con mujeres, negocios y derecho, la perspectiva de la investigación en los delitos de violencia de género se realiza desde la óptica masculina, mas no desde la perspectiva de la mujer. Se cree erróneamente que se cumple con ello por haber introducido su reconocimiento diferencial desde el diseño de la política criminal y la introducción de su especial protección por la tipificación de delitos que recogen algunas de las diferencias que dan lugar a las relaciones de dominación en las que se origina la violencia.

Sin embargo, el diseño de los sistemas penales, en la persecución y juzgamiento de tales conductas, reproducen el esquema de doble victimización de la mujer y del menor que ha sido sujeto pasivo de estas conductas, reforzando consiente e inconscientemente las causas en contextos culturales o diseños y patrones ideológicos que por siglos se han venido reproduciendo de manera generacional.

La Fiscalía General de la Nación viene realizando labores de adecuación institucional para que desde la investigación y durante el juzgamiento de los responsables de estas conductas, las mujeres, las niñas, niños y adolescentes sean reconocidos en sus exactas y objetivas circunstancias que los diferencian. Para ello hemos invertido en capacitación del recurso humano, así como recursos logísticos y de prevención, en continua coordinación con los principales actores en la lucha por la reivindicación de derechos, como organizaciones no gubernamentales. Pero principalmente la Fiscalía General de la Nación es ejemplo del empoderamiento de la mujer en la realización de justicia material en las mismas condiciones laborales y salariales que sus compañeros hombres.

Es gratificante mencionar que nuestra institución tiene el 53% de paridad en la distribución de cargos a nivel directivo en el orden nacional y un importante porcentaje de paridad en el orden territorial: contamos con el apoyo de 10.930 funcionarias que integran el 47% de nuestra planta total.

En el esclarecimiento de feminicidios, la Fiscalía ha avanzado muy positivamente logrando un porcentaje de esclarecimiento del 81.6%; desafortunamente no se puede predicar lo mismo respecto de la violencia sexual y la violencia intrafamiliar.

En relación con el fenómeno de la explotación sexual, según varios reportes de la comunidad internacional, Colombia es uno de los principales países de origen de las víctimas de estas prácticas delictivas. De acuerdo con datos de los años 2017 y 2018, el 86% de las personas vulneradas son mujeres y niñas, quienes en el contexto de este suceso criminal sufren la explotación con fines de esclavitud sexual y laboral. La Fiscalía General de la Nación creó y puso en marcha una campaña contra la trata de personas, denominada #EsoEsCuento. Esta campaña, a la que se han sumado agencias estatales, de cooperación internacional, empresas privadas y ONG de diversos espectros, tiene como objetivos principales divulgar a la ciudadanía los diferentes y más usados mecanismos de captación de víctimas que utilizan las redes de trata de personas, así como también reafirmar las rutas de atención y protección previstas por la institucionalidad para combatir y prevenir este fenómeno.

De otro lado, en materia de prevención del delito, hace 26 años se creó el Programa Futuro Colombia, como demostración de nuestro compromiso por acercar la Fiscalía General de la Nación a la comunidad. Durante este lapso, el programa se ha erigido como una puerta de entrada de nuestra entidad a miles de hogares colombianos.

Aprovecho esta oportunidad para agradecer a las facilitadoras y facilitadores territoriales que se desplazan por miles de barrios, colegios y veredas con sus mensajes de prevención. También a las y los servidores públicos que desde hace un mes ingresaron a la red de Amigos de Futuro Colombia, nuestro voluntariado interno al servicio de la gente. Gracias también a nuestros aliados: a la Policía Nacional, el ICBF, a las autoridades regionales y a las diferentes agencias de cooperación internacional, ONGS y miembros de la sociedad civil que nos han ayudado en estos años a fortalecer nuestra acción en cada territorio.

Gracias al trabajo conjunto entre el Gobierno Nacional y la Fiscalía General de la Nación, se logró la aprobación de la Ley 1959 de 2019, que modifica aspectos sustanciales y de procedimiento del delito de Violencia Intrafamiliar. En Colombia este flagelo está en una constante de crecimiento exponencial, tal y como lo corroboran las cifras de la entidad: En los últimos años, las investigaciones por violencia intrafamiliar en la Fiscalía General de la Nación han representado entre el 8% y el 12% del total de los casos. Por ello celebramos que además de los nuevos elementos para la conservación del testimonio de la víctima y la inclusión de las ex parejas y otros miembros de la unidad doméstica como sujetos pasivos de la conducta; se logró instar a que el Estado adopte una política pública contra la violencia intrafamiliar y se realice seguimiento al cumplimiento de esta ley.

Si hay una lección aprendida y conclusión inequívoca de las diferentes estrategias de atención, investigación y judicialización de las violencias basadas en género, es la necesidad imperiosa de fortalecer la prevención de estos delitos. Es por ello que el día de hoy me permito comunicarles que la Fiscalía General de la Nación creará la “Oficina para la integración y articulación del enfoque de Género, Infancia y Adolescencia”, que dependerá del despacho del Vicefiscal General de la Nación y se encargará de diseñar y articular todas las estrategias misionales que hacen frente a las violencias sobre los fenómenos criminales contra las mujeres, niños, niñas y adolescentes.

En ese contexto, garantizar una administración de justicia al tamaño de nuestras expectativas se erige en un sueño que no puede seguir siendo esquivo, particularmente frente a la niñez. En la conquista de este propósito, que no admite postergaciones, debemos perseverar, observando cada día el enfoque diferencial y la perspectiva de género; humanizando la atención en todos los rincones en donde la Fiscalía actúa; luchando contra la delincuencia y las redes criminales que, penosamente, con la violencia sexual y de género, con la trata de personas, con el maltrato infantil y el reclutamiento ilícito, por citar algunos eventos, transmutan ilusiones en falsas promesas y en atentados a la dignidad humana, sobre la que se edifican los derechos que nos inspiran y la misión constitucional que nos guía.

La Fiscalía General de la Nación no cesará en su misión de proteger a las víctimas y perseguir a los responsables de los delitos que afectan a la sociedad, especialmente los que atacan a la mujer y a los niños. En este empeño la Entidad necesita de la colaboración de todos nosotros. Es vital que asumamos que la violencia contra la mujer y los menores no es un tema privado, ni menor, ES UN DELITO y nos compete a todos. Continuaremos trabajando para erradicar la violencia sexual y violencia basada en género desde la perspectiva penal a través de la lucha contra la impunidad; sin embargo, este camino apenas empieza y plantea importantes retos a futuro que necesitan de grandes esfuerzos para entregar resultados oportunos y satisfactorios con el fin de proteger el derecho de los niños, niñas, adolescentes y mujeres colombianos a una vida libre de violencia.

En este nuevo año reafirmamos nuestro compromiso institucional con las mujeres y la infancia del país.