Contra Walter Antonio Espitia Blanco había cuatro órdenes de captura vigentes emitidas desde 2009, por el delito de homicidio, las cuales no se hacían efectivas porque el hombre había escapado hacia Venezuela.

Al regresar al país fue capturado por la Policía Nacional, puesto a disposición de la Fiscalía e imputado por homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego agravado. El juez de garantías dispuso medida de aseguramiento en centro carcelario.

Espitia Blanco es señalado de asesinar a David Alfonso Jiménez Mejía, el 24 de junio del 2009. Según las investigaciones, habría llegado a la casa de la víctima, quien departía con unos amigos, se bajó de una moto en la que se movilizaba como parrillero y disparó en varias oportunidades, luego escapó.

Las evidencias dan cuenta que el presunto homicida pertenecía a la pandilla del barrio San Pedro Mártir, y Jiménez Mejía, al parecer, hacía parte de una agrupación del barrio Canapote; y días antes del asesinato los dos tuvieron un altercado.

El hoy indiciado presenta anotaciones por los delitos de violencia contra servidor público y hurto.

JLH/JARG

SHARE