Según testigos, el hombre condenado le disparaba a quien pasara una línea divisoria que domina la organización ilegal a la que pertenece.

El  Juzgado 41 Penal de Circuito de conocimiento de Bogotá sentenció a 15.8 años de prisión a Andrés Felipe Clavijo Urquijo de 21 años de edad, como autor responsable de los delitos de homicidio agravado en grado de tentativa, en concurso con fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones.

Una fiscal adscrita a la Dirección Seccional de Fiscalías de Bogotá, advirtió que Clavijo Urquijo, sin razón válida alguna, procedió de manera intempestiva a disparar indiscriminadamente porque una persona alcanzó a traspasar una línea divisoria del sector que domina en el barrio San Bernardino, sur de la capital.

De acuerdo con la investigación, el sentenciado hacía parte de la organización delictiva autodenominada La Gran Familia, la cual tiene injerencia en el sector antes mencionado y que según testimonios, sus integrantes tienen tatuajes en el cuerpo para ser identificados como parte del grupo al margen de la ley.

“Tiene armas de fuego de poder y crean pequeños gobiernos en sectores, tienden  líneas invisibles que nadie puede atravesar si no son de sus afectos, esto causa terror y preocupación en  las autoridades y a la judicatura”, sostuvo la juez al justificar el monto de la pena.

La Fiscalía demostró que uno de los disparos comprometió la vida de una mujer de 25 años de edad, a la cual impactó en varias partes de su cuerpo; también provocó heridas graves a otras personas que circulaban por el sector.

Tras las pruebas aportadas al proceso, Clavijo Urquijo aceptó los cargos imputados por el ente acusador y fue conducido al pabellón de condenados de la cárcel la Picota de Bogotá.

CMRM/DLBM

SHARE