Ante un juez con función de control de garantías de Bucaramanga, la Fiscalía le imputó cargos a un funcionario del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), por su presunta responsabilidad en los delitos de lesiones personales —con pérdida anatómica— y peculado por uso.

Según lo que se evidenció en la investigación, los hechos acaecieron el 18 de agosto de 2016, cuando el funcionario fue capturado por la Policía por haberle disparado, supuestamente, a un miembro de la comunidad Lgbti con su arma de dotación, tras acordar un encuentro sexual.

Se presume que lo que desencadenó el hecho fue la negativa de la víctima a una petición realizada por el hoy procesado; fue entonces cuando produjo una riña entre ambos y el procesado accionó su arma.

La herida le causó a la víctima lesiones permanentes.

 

DRAO/DLBM

 

SHARE